Sin dignidad, ni valor

Debates y Deslindes

Vivimos todavía con base en estereotipos, pensamos que los presidentes son nacionalistas, que cuidan por el país, tienen dignidad, vergüenza, defienden la soberanía y la paz, la libertad y buscan la felicidad de su pueblo, en realidad no es así, Enrique Peña Nieto es la antítesis de esa idea, su invitación a Trump es sin duda la continuación de su política antipopular, antimexicana y en pro de las corporaciones mundiales para entregarles el país a los grupos financieros mundiales.

No hay ninguna razón para pensar que Peña nieto es un presidente patriota, nacionalista, preparado en la ciencia política, con la dignidad y la grandeza de un conductor de un país, no está desde ningún punto de vista actuando como un buen presidente, todo lo contrario, todos sus actos han estado destinados a destruir el Estado Nación mexicano del siglo XIX y XX, ha dado muestras claras de que México como nación y los mexicanos como población tienen que formar parte de una sociedad mundial donde desaparezcan las fronteras, las nacionalidades y solo sean las corporaciones económicas de los Estados Unidos, las que decidan nuestra existencia, y donde él y su grupo político tengan una participación económica importante.

Llego como un abanderado del PRI y pensamos que gobernaría con los principios del PRI, pero ha sido todo lo contrario, se ha ido en contra del PRI y del pueblo de México en su conjunto. Ha demostrado ser un vende patrias y un traidor a los sentimientos y dignidad de la nación. En estos momentos en el país 99 por ciento de los intelectuales, periodistas y expresiones en las redes sociales no lo respeta. Nadie da la cara por él. Lo que lo sostiene es el aparato del Estado Mexicano que todavía es formidable. El estigma de Antonio López de Santa Ana es su divisa, ¿Sera que cada ciento cincuenta años necesitamos un vende patrias?. En estas semanas se vendió y remató todos los campos petroleros que tenia nuestro país, o sea los yacimientos más ricos, la reforma educativa busca borrar de los planes de estudio los valores nacionales, la reforma hacendaria busca introducirnos al modelo fiscal americano.

No me explico porque insistimos en pedir a Peña que tenga amor a México, respeto a los valores nacionales, dignidad, si él se ha encargado de destruir todo eso y ha demostrado, además de su ignorancia, una vocación clara de acabar con el país. Aún buscando con lupa un acto a favor la nación no lo encontramos, un hecho internacional o nacional que nos haya hecho sentir orgulloso, que contribuya a fortalecer el país no lo vemos, porque él no es un patriota y ha demostrado no tener dignidad, ni personal, ni de gobernante. .

La invitación a Trump partió de una petición del equipo de este, a través de Luis Videgaray para subir el nivel de aceptación del candidato americano entre los mexicanos iletrados que no hablan inglés y que se les olvido el español, que son fácilmente manipulados en su intención del voto, los que piensan en el fut bol y se van con la foto. Disimular la verdadera intención de la invitación con participarla también al grupo demócrata, fue una tomadura de pelo. Sabían que ésta tomaría al equipo de Hilary por sorpresa. Ahí están los resultados Trump respondió aun antes de recibirla y no hizo concesión alguna, no varió un ápice su posición, no hubo disculpas por los insultos en contra de México. Enrique Peña Nieto cumplió su función de agente de “no se quien” menos de Presidente de México

La cuestión es que si vemos la realidad, hemos perdido todos los mexicanos, dignidad, nacionalismo, vergüenza y patriotismo, permitimos que nos sigan saqueando, robando y discriminando. Peña está envuelto en el entreguismo y la falta de valores patrios, no sabe lo que es nacionalismo, vergüenza, dignidad, soberanía, libertad de un pueblo. Él con Luis Videgaray entienden de intereses, de negocios, de ventas y ganancias, saben de la utilización que se hace de los fondos públicos para hacer y consolidar sus negocios privados, saben de vender y rematar los recursos naturales de los mexicanos para que nos sigan saqueando y lastimando, marginando, discriminando.

Donald Trump es un sicótico, como lo era Hitler, ha prometido dominar la Suprema Corte de su país, dominar el Congreso, acosar a la prensa, que no esté con él, expulsar a inmigrantes, cerrar fronteras, levantar muros y repudiar tratados internacionales ha insultado a los mexicanos y aún así tiene aliados en México como Luis Videgaray que trata de ocultar sus fallas con el déficit presupuestal y en la economía con estas alianzas.

Quién sabe qué final tenga esta jugada, el 85 por ciento de los mexicanos rechazan esta invitación según las primeras encuestas, va a depender de las elecciones en los Estados Unidos, Trump seguirá igual y quien sabe que piense el equipo de Hilary de esta invitación, pero hoy, Peña Nieto se ha presentado como un hombre sin dignidad, ni valor y sin ninguna cualidad como gobernante, es un gerente de alguna corporación.

 

 

 

Publicado en la sección política de El Imparcial, de Oaxaca.