Educación y Salud, frente de subversión CNTE-Morena

Con el genial ingenio que caracteriza a los mexicanos tropicalizamos el norteamericano Test del Pato para explicar, mediante razonamiento inductivo, una verdad de Perogrullo: “Si camina como pato, grazna como pato y nada como pato, entonces es pato”. ¡No se hagan bolas!
Una perogrullada es, pues, una expresión que, debido a que enuncia algo conocido por todos, resulta simple o hasta innecesaria. Dada esta característica, calificar una opinión o un comentario como una verdad de Perogrullo tiene una connotación despectiva o burlona.
Esa reiteración de la verdad tiene una sabia razón de fondo como lo sostienen los apóstoles Lucas y Marcos “no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz”. De la misma manera, “no hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a conocerse y ponerse en claro”.
Sin soberbia, ésta es la trascendente misión del periodismo, hurgar escudriñar y profundizar sus investigaciones y trabajo de inteligencia para dar plena respuesta a las preguntas fundamentales de la información de los hechos, por qué pasó de esa manera y no de otra y quién está detrás.
Si algo hay que reconocer y admirar a los estadunidenses es su pragmatismo protestante que resumió para la posteridad Abraham Lincoln en la sentencia: “Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”.
La amplia introducción anterior tiene como propósito sentar las premisas que permitan examinar la formación de un peligroso frente subversivo en Oaxaca, en dos de las áreas más sensibles políticamente, educación y salud, al atender a los sectores sociales más amplios y vulnerables.
Las organizaciones radicales que apoyan a la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) lograron infiltrar a la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSSA), a través de la disidencia sindical.
Éste es el caso, particularmente, del Frente Popular Revolucionario (FPR), brazo político de grupos armados que operan en Oaxaca, cuya estrategia y logística evidencia la similitud de las acciones realizadas por los activistas y milicianos que manipulan a la CNTE y al SNTSSA.
Las movilizaciones sindicales de ambos sectores de trabajadores, a través de marchas, plantones, toma de oficinas y bloqueos de calles y carreteras, son acciones de presión, chantaje y terror. semejantes entre la Sección XXII de la CNTE y la Sección 35 del SNTSSA.
Por si, además, hubiera alguna duda sobre estas acciones concertadas en la Sección XXII de Educación y la Sección 35 de Salud, la Sección 22 de la CNTE amenazó con radicalizar nuevamente sus protestas en el estado de Oaxaca y anunció su apoyo a la S-35 de Salud.
Mediante un desplegado, la Sección XXII de la CNTE informó recientemente que reforzarían su plantón en el zócalo, así como su acordonamiento al Instituto Estatal de Educación Publica de Oaxaca (IEEPO), con la finalidad de exigir la mesa de negociación con el Gobierno Federal.
Advirtieron que de no tener respuestas a sus demandas, radicalizarían nuevamente sus acciones, con el reinicio de bloqueos carreteros, lo que han hecho y se sumaron a la lucha de los integrantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud.
El objetivo no es otro que seguir ensayando en Oaxaca el incendio del país para tomar por asalto el poder en México en las elecciones presidenciales de 2018 por parte de Manuel Andrés López Obrador, presidente del concejo nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
La Sección XXII tiene cinco meses en plantón en el zócalo capitalino, sin que hasta el momento haya obtenido respuestas favorables y que jamás obtendrá, la abrogación de la Reforma Educativa, así como justicia por los muertos de Nochixtlán porque éstos son un gran negocio.
Es una película que ya hemos visto muchas veces con los mismos protagonistas, activistas y milicianos que joden al jodido, jamás a los ricos, mientras ellos mismos se enriquecen y hunden al pueblo pobre en la ignorancia y la miseria con las que lucran con los gobiernos en turno.

Su conciencia, sus familias, a quienes heredan un nombre del que se avergonzarán, y la historia, que les sentará en el banquillo de los acusados, les condenará por hacerse cómplices del imperialismo yanqui al que juran y perjuran combatir, mientras se enriquecen  a manos llenas.
Oaxaca, la Gran Señora del Sur, sigue siendo laboratorio político nacional desde los 70 en el que a semejanza de los 16 grupos étnicos que hablan más de 50 dialectos, se confunden los intereses de los grupos políticos nacionales con sus cómplices de las mafias locales en el estado.
Las organizaciones radicales y los grupos armados a los que apoyan tienen a su favor la creciente indignación de amplios sectores de trabajadores al servicio del Gobierno federal y estatal, por la escandalosa corrupción y saqueo de los multimillonarios recursos presupuestales. 
La creciente descomposición económica, política y social, pudrió a Oaxaca y a la mayoría de los oaxaqueños al corromper hasta la médula a los corruptos, sin límite ni llenadera alguna. Es de lamentar que hasta ahora éstos grandes corruptos tienen garantizada completa impunidad.
Por tanto, el mayor reto del gobernador Alejandro Murat y de su gobierno será combatir la corrupción y a los corruptos. Si no mete a la cárcel mínimamente a los grandes rateros del gobierno de Gabino Cué perderá la gran oportunidad histórica de marcar un antes y un después.
Sus nombres son ampliamente conocidos por todos los oaxaqueños Jorge Enrique Castillo Díaz,
Germán de Jesús Tenorio Vasconcelos, Netzahualcóyotl Salvatierra López, José Zorrilla de San Martín Diego y Alberto Vargas Varela, entre muchos otros, pero éstos son los ‘tiburones’.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila