Trump, mentiroso

Pasa un día y pasa otro, y no salimos del espasmo de confirmar el peligro que para el mundo entero significa que Donald Trump esté en la Presidencia de los Estados Unidos

Pasa un día y pasa otro, y no salimos del espasmo de confirmar el peligro que para el mundo entero significa que Donald Trump esté en la Presidencia de los Estados Unidos.

Preguntar si ya saben la última del mandatario norteamericano es ocioso, porque para cuando estén leyendo esto, sin duda ya habrá algo más.

Pero basta reunir sus tres últimas peripecias dialécticas para entender que estamos ante un hombre sin el equilibrio emocional ni la estabilidad intelectual para conducir a la nación más poderosa del planeta.

Vean y analicen la teleserie de mentiras que se dieron este fin de semana entre Washington, Florida y el gobierno de Suecia.

Escena I.- Trump sostiene una larga conferencia de prensa en la Casa Blanca en la que el epicentro se instala –una vez más– en la satanización de los medios de comunicación. Arremete contra CNN, contra la BBC. Lejos de establecer puentes de comunicación, los dinamita.

Nunca cuestiona a Fox News, porque es propiedad de su amigo y financiador de campaña, Rupert Murdoch.

Tanto, que The New York Times acaba de revelar que Murdoch creó un fideicomiso para heredar 300 millones de dólares a sus hijas y… ¿adivinen a quién puso como albacea? A Ivanka Trump.

Escena II.- En lo que todos describen como su primer acto de campaña para reelegirse –¡faltan casi cuatro años!- Trump arenga que en Suecia se había dado un acto terrorista y culpaba del hecho a la política migratoria de ese gobierno.

Sobra decir que el gobierno y el pueblo suecos se mostraron sorprendidos porque nadie registraba acto terrorista alguno.

Pero en la Casa Blanca trataron de enmendar la plana diciendo que el Presidente lo que quiso decir es que los índices de delincuencia y crimen se elevaron en aquel civilizado país, por culpa de los inmigrantes.

Por supuesto que el gobierno sueco, en voz de su primer ministro, Stefan Lofven, se mostró sorprendido y refutó lo dicho por Trump.

Peor se puso el debate cuando se supo que la fuente de información presidencial era una noticia en Fox News, la cadena de su amigo Murdoch, el que le otorgó la albacea del millonario fideicomiso familiar a Ivanka.

Más aún, para vergüenza del Presidente norteamericano, el premier sueco dijo que “debemos de tomar responsabilidad por usar hechos correctos y por verificar cualquier cosa que diseminemos”.

Escena III.- A pesar de que los alternative facts fueron puestos en evidencia por la máxima autoridad sueca, Trump no tiene la dignidad de disculparse.

Y estúpidamente insiste en sus puntos de vista o, como decimos en México, se monta en su macho de donde nadie lo baja, aunque sean evidentes sus mentiras. Y acaba practicando exactamente de lo que acusa falsamente “a los diabólicos  medios norteamericanos”.

Por eso, quizás ningún consejo mejor para Trump que el que le dio amigablemente Carl Bildt, un exprimer ministro sueco: “Cuando estás en un hoyo, deja de excavar”.

¿Y qué tal si en Fox News el Presidente escucha esta noche que Norcorea lanzó un misil contra los Estados Unidos? ¿Va a desempolvar los códigos nucleares y actuará sin preguntarle a nadie? ¡Que Dios nos agarre confesados!